Natación para bebes

En este nuevo blog, toca hablar de los más pequeños de la casa, de nuestros bebes y de la importancia que tiene la natación a estas edades.  En primer lugar ya que a nosotros nos gusta nadar porque no inculcarles desde bebes lo que más nos gusta y de paso divertirnos, compartir, disfrutar, jugar, reír, etc… compartiendo buenos momentos con nuestros hijos/as.

Nosotros queremos compartir la experiencia que hemos tenido con nuestro hijo, empezamos a iniciarlo en, digámoslo así, la natación recreativa, está aventura comenzó a los 6 meses  y os aseguramos que ya con 2 años y medio se desenvuelve en el medio acuático, como pez en el agua.

La frecuencia con que empezamos a ir a la piscina, es de una vez por semana y la duración de entre 25 y 35 minutos “Los bebes no aguantan la temperatura como nosotros por eso no hay que prolongar mucho el baño, si el agua notamos que no está muy caliente, incluso acortamos a 20 minutos, también es importante mantener al niño en movimiento para que no coja frió, otra opción, es recurrir a trajes de neopreno para bebes”. El primer mes simplemente nos dedicábamos a familiarizarlo con el medio “para él, es nuevo, solo está acostumbrado a la bañera” poco a poco conforme va creciendo y se va familiarizando, empezábamos a jugar con pelotas de colores, con el churro, tabla, tapices, etc… Realizamos inmersiones “le gusta más realizar una inmersión cuando llevan gafas de nadar, porque descubren que pueden ver perfectamente debajo del agua; también para el aprendizaje es importante llevarlas, ya que no le molestan las salpicaduras de agua en los ojos y así se encuentran más cómodos, es 100% recomendable el uso de gafas, aparte de por la propia protección contra el cloro y demás agentes químicos; nosotros a partir de los 9 meses logramos ponérselas y que ya no se las quitase, previamente lo íbamos intentando poco a poco”. Lo enseñamos a agarrarse al borde de la piscina y poder mantenerse, desplazarse con las manos y con el tiempo poder salir  solo de la piscina, también a tirarse el solo “primero ayudándolo y poco a poco lograr que se tirase sin ayuda”, también lo enseñamos a nadar ”mejor dicho a sobrevivir” a mover brazos y piernas “ una especie de estilo crol, aunque más bien sería un nado socorrista con la cabeza levantada y moviendo los pies al estilo braza” con la ayuda del churro o cogiéndolo por la cintura y haciendo que él se mueva, también de espaldas sujetándolo por las axilas y apoyando la cabeza en nuestro pecho.

Cosas que se deben tener en cuenta:

  • Lo ideal es ir a una piscina cubierta donde la temperatura ronde los 28 o 29 grados, en verano se pueden bañar en piscinas exteriores y en el mar, procurando que el agua este calentita.
  • Que no cubra, que tenga entre 1 m y 1,5 m de profundidad.
  • Que sea relativamente grande y si tiene elementos tipo Spa” chorros, cascadas, camas de agua” mejor porque tendremos más cosas con las que interactuar y eso será más divertido para nuestro pequeño.
  • Nada más salir del agua hay que secarlo bien para que no coja frío y sacarlo seco de la piscina a la zona de cambiarlo, así evitareis resfriados.
  • Si vuestros bebes tiritan mucho por el frio podéis recurrir a los trajes de neopreno para bebes “IMPORTANTE solo el neopreno aísla del frio y mantiene el calor corporal”.

Que debemos de conseguir:

  • Perder el miedo al agua.
  • Disfrutar y divertirse en el medio acuático.
  • Que tengan ganas de jugar.
  • Conseguir el equilibrio con o sin ayuda” que mantengan la posición ellos solos con o sin churros, tablas, etc…”.
  • Control de la respiración.
  • Que logren desplazarse por el agua con o sin ayuda.
  • Relacionarse con otros bebes, niños/as, monitores, padres,…

Beneficios:

  • Mejora la coordinación, equilibrio y conocimiento del espacio.
  • Mejora las habilidades psicomotrices “aumenta la fuerza muscular”.
  • Mejora del sistema cardiovascular, respiratorio e inmunológico.
  • Aumenta el coeficiente intelectual.
  • Fortalece la relación bebe- papa- mama e incluso con hermanos mayores.
  • Se inicia a socializarse en un ambiente tranquilo y recreativo.
  • El agua relaja al bebe y favorece el apetito.

La natación la podéis realizar los padres por libre o también podéis realizar un curso “los padres acompañan al bebe” con un monitor o profesional que os vaya guiando. Las dos modalidades son buenas, aunque independientemente de que se realice un curso, es importante ir algún día los padres con su hijo/a para poner en práctica lo aprendido.

Ver crecer a vuestros niños, poder jugar y compartir momentos con ellos, es algo maravilloso que no os debéis perder y si encima es en nuestro medio favorito, mucho mejor.

Ramón Cerdán Díez

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s